Dos crímenes

Antonio Cardenas

Es importante empezar saludando, por eso saludo con mucho gusto esta nueva etapa de “Politiquerías”. Enorme necesidad de Libertad tiene nuestro país en estos momentos, por lo que un medio como éste es una bocanada de aire fresco para la conciencia de muchos. Así que, abra su inteligencia y arranquemos.

El Juez Federal Uriel Villegas Ortiz junto con su esposa, fue cobardemente asesinado en su casa, y a la vista de sus hijas, por un grupo fuertemente armado y enviado por el Crimen Organizado en Colima.

Esto podría ser un crimen más de los incontables hechos de sangre que ocurren todos los días en nuestro país, de no ser que en esta ocasión hubo muchísimas más victimas que el Juez y su esposa y entre ellas estoy yo, usted, mi amable lector y todos y cada uno de los 130 millones de mexicanos. ¿Por qué digo esto?, es simple.

Todos los mexicanos gozamos de los llamados derechos humanos, uno de los más importantes es el derecho a la Justicia. Es decir, la convivencia humana se basa en que cuando alguien viola los códigos de conducta que nos rigen, el Estado, a través de los tres niveles de gobierno debe realizar todos los actos necesarios: uno, para evitar que la violación se siga dando, dos, debe someter al violador de la norma a un debido proceso y tres, en su caso, debe sancionar al violador de acuerdo con la ley. Estos pasos que estoy seguro todos conocen, constituyen el derecho universal a la justicia que no es exclusivo de las victimas, sino que representa un derecho de todos.

Así cuando alguien realiza un acto encaminado a intimidar a algún miembro del estado encargado de la aplicación de la justicia, lo que está haciendo no es solo evitar que la justicia se realice ante un hecho concreto, sino que, además tiene como fin inhibir la aplicación de la ley a otros actos ilícitos futuros. Piensen ustedes qué Juez sería capaz de aplicar la justicia en contra de un miembro de determinado grupo que lo hubiera amenazado de muerte a él o su familia; sería un hecho heroico del juez la aplicación de la justicia con riesgo de su seguridad y la de los suyos.

En el caso del que estamos hablando, los asesinos no solo privaron de la vida a un servidor público y a su esposa, sino que mataron también a la Justicia.

No es casual que el mismo presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, haya declarado: «es un crimen de Estado, que nadie tenga duda»

¿Qué es un crimen de Estado?

De acuerdo con la definición del Movimiento Nacional de Victimas de Crímenes de Estado ( MOVICE) los crímenes de Estado son aquellos delitos cometidos por los agentes estatales, o por particulares (como los grupos paramilitares) que actúan en complicidad o por tolerancia (omisión) del Estado.

¿Qué quizo decir entonces el Ministro Presidente? Creo que exactamente lo que dijo: que en el crimen cometido contra el Juez Villegas Ortiz y su esposa, participó el Estado Mexicano al nivel de cuando menos uno de sus niveles de gobierno. En este caso el Juez era Federal, por lo que todo apunta a que el principal implicado, aunque sea solo por omisión, es el Gobierno Federal.

No dejo de apuntar que el Gobierno Federal recae en el Presidente de la República.

Pocos dias después es atacado por un comando el Secretario de Seguridad Ciudadana de la ciudad de México Omar Hamid García Harfuch, por minutos, por no decir por segundos, el funcionario es rescatado por ayuda que llegó a tiempo y logra salvar la vida, dos de sus escoltas mueren en el ataque: La ciudad nunca había visto un ataque tan violento, brutal y bien organizado. El Gobierno se estremece, tiene miedo y los criminales lo saben.

La guerra ha sido declarada, quiéralo o no el Presidente de la República, impunidad y violencia son las armas de los enemigos, mientras tanto el Gobierno voltea para otro lado y el estado de derecho parece vivir sus últimos momentos ¿Este también será un crimen de Estado?

plumainvitada

Read Previous

FRENAAA llega al zócalo de la Ciudad de México

Read Next

SCJN pide declarar inconstitucional la consulta para enjuiciar a expresidentes

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *