Lo Último

BACHES E INUNDACIONES

Opinión / Principal / Slider / 19 September, 2018

Columna 1, 2, 3

Por Margarita Saldaña

Como todos los años, llega la temporada de lluvias, lo que hace inevitable una que otra empapada en las personas, así como encharcamientos, inundaciones y baches para las calles y desde luego que en ninguno de los casos podemos culpar al mal tiempo, aunque por lo general casi nunca tendemos a reconocerlo.

La fisonomía de la ciudad cambia constantemente, cada día en casi cualquier zona, podemos constatar que donde hubo casas, ahora hay edificios de condominios, donde había pequeños negocios, ahora se construyen plazas, así que al realizarse todos esos procesos de derrumbar y realizar nuevas construcciones se producen grandes cantidades de material que en gran medida son lanzadas al aire y que en última instancia terminan en las calles y desde luego también en las coladeras.

Por otro lado, es sorprendente la forma tan inconsciente con que mucha gente lanza basura a las calles, desde una simple colilla de cigarro o la envoltura de un chicle, hasta las heces de sus perros o los pañales de sus bebés, pasando por envases de refrescos, envolturas de frituras o galletas.

Así que no debería extrañarnos que con la intensidad de las precipitaciones pluviales actuales, los sistemas de drenaje colapsen y se produzcan los encharcamientos o peor aún inundaciones que han llegado a provocar incluso accidentes graves.

Otra de las consecuencias que inevitablemente tenemos que soportar es la formación de baches en las calles, que en algunos puntos francamente parecen zanjas, pozos o de plano albercas. Ahora bien, no sé si solo yo tengo esa impresión, pero, aunque por todos lados hay baches, no veo a nadie hacerse cargo de arreglarlos, quisiera pensar que es porque están esperando que termine la temporada de lluvias, no al cambio de administraciones.

Lo cierto es que, si deseamos dejar de padecer todas esas incomodidades, debemos empezar por mejorar nuestros hábitos de limpieza y urbanidad, así como preocuparnos (y ocuparnos) verdaderamente del cuidado del medioambiente, pero también de exigir a las autoridades mejorar la infraestructura, así como obras que en realidad sean necesarias y no cambios de banquetas cada tres años.

Y finalmente, tal vez no sirva mucho de consuelo, pero ni siquiera, si tropezamos y caemos en un bache y al hacerlo nos hundimos, ni así, estaremos más abajo que la popularidad de nuestro presidente.


Tags: , , , ,



Andrea Sanz




Entrada previa

Destinó FOVISSSTE 545 mdp para cubrir daños en viviendas afectadas por efectos de los sismos de septiembre de 2017

Siguiente entrada

13:14 horas, un año del sismo





También te puede interesar



0 Comentarios


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud


Leer más

Destinó FOVISSSTE 545 mdp para cubrir daños en viviendas afectadas por efectos de los sismos de septiembre de 2017

  *Esta dispersión de recursos se realizó en: Chiapas, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Morelos,...

19 September, 2018