Lo Último

TOLERAR LA INTOLERANCIA

Opinión / Slider / Última Hora / 22 August, 2016

mago

Por Margarita Saldaña

 

 

 

 

 

 

La primera vez que me encontré con la frase “Haz patria, mata un chilango”, me horrorizó, no lograba comprender qué clase de daño podía haber ocasionado al país, por el solo hecho de haber nacido en la capital. Con el tiempo, he podido comprobar que la frase cambia de condenado, dependiendo de quién la emita, aunque sí hay un común denominador en todos los casos: el odio irracional provocado por la intolerancia hacia “el otro”, hacia “el diferente”.

Paradójicamente, mientras más nos acerca la globalización y la tecnología, hay quienes no solo se encargan de encontrar diferencias, sino que además las exageran, las hacen ver despreciables y ponen todo su empeño en contagiar a otros su rechazo, que en muchas ocasiones se transforma en odio.

¿Cuántas veces no hemos escuchado la palabra “indio” como insulto? Lo que nos habla de racismo; Y no se diga la cantidad de calificativos y desprecios que sufren las personas con sobrepeso; la homofobia, merece mención aparte, desde la disfrazada de condescendencia, hasta la más recalcitrante y violenta, que ha provocado incluso pérdidas de vidas o qué tal la xenofobia, alentada generalmente por gente sin escrúpulos, como el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos Donald Trump, que estratégicamente olvida que el suyo es un país de inmigrantes.

Quizá una de las más absurdas, es la intolerancia religiosa, digo que es de las más absurdas porque si partimos de que las religiones teóricamente promueven el crecimiento humano y el amor, no se puede entender como en su nombre se han cometido y se siguen cometiendo tantos crímenes.

¿Y qué podemos decir de las “buenas conciencias” escandalizadas por las mujeres que deciden sobre su cuerpo?, lo que incluye elegir o no la maternidad y bueno, ahora hasta la lactancia en público es puesta en tela de juicio.

Gente que, en el siglo XXI, quiere llevar a la hoguera libros de texto porque tocan temas de educación sexual.

En la democracia gana la mayoría, pero eso no significa necesariamente, que tengan la razón (veamos quien no está gobernando) o que deban tener más derecho que el resto y, por lo tanto, tampoco significa que el “otro” deba quedarse callado, que no pueda emitir su opinión y mucho menos aún, que deba renunciar a lo que es, y estoy convencida de que, en algún momento, en algún contexto, todos somos “el diferente”, pero eso no nos debe convertir en “el enemigo”,  El verdadero enemigo es la ignorancia.

Hablando específicamente de México, debemos entender que la diversidad nos enriquece, por lo tanto, si queremos pensar en una sociedad incluyente, justa y respetuosa, necesariamente, estamos hablando de educación… lo que nos lleva al problema de siempre… ¿en este momento, en este país… cuál educación podemos esperar?

PARA REY


Tags: , , , ,



Andrea Sanz




Entrada previa

Suprema Corte refrenda compromiso con sistema interamericano de derechos

Siguiente entrada

Titular del INE llama a estrechar diálogo con el Tribunal Electoral





También te puede interesar



2 de Comentarios

on 22 August, 2016

La tolerancia, como todos los valores, es relativa a su contexto. Podemos ser abiertos a diversas realidades con respeto y con la claridad de no ser tribunales últimos de criterios morales, comprender que las llamadas “minorías”, son solo formas de vida en proceso de asimilación para las masas, pero en el momento en el que la intolerancia surge, los tolerantes conocemos la intolerancia! Verás, no soy xenofóbica, homofóbica, racista, discriminadora ni excluyente, pero cuando me topo con alguno de ellos, mi intolerancia humana se vuelve rabiosa: odio a los homofóbicos, racistas, machistas, discriminadores y excluyentes: la intolerancia genera intolerancia. Sin embargo, todos somos responsables y libres de acarrear con nuestros propios odios y demonios, de modo que la misma libertad que tienen algunos para odiar e intolerar por razones religiosas, las tenemos otros para no tolerar a estos intolerantes. Las diferencias llevan implícitos los desencuentros de opinión y de convicciones, solo nos queda trabajar en aceptar esa naturaleza.

on 2 July, 2017

Me permito compartir un cuento que dice así: “Yo, como gobernador este pueblo, los invito a acabar con las terribles muertes que, por parte del poblado vecino, se han dado en estos últimos días. Por lo que ordeno matar a todos sus pobladores”. Violencia genera violencia. En cambio la educación puede hacer grandes cambios en el modo de pensar de las personas. Gracias. Yolanda Escoto Téllez.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud


Leer más

Suprema Corte refrenda compromiso con sistema interamericano de derechos

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de agosto, (MENSAJE POLÍTICO / CÍRCULO DIGITAL).- El presidente de la Suprema Corte, Luis María...

22 August, 2016